Març 12, 2021
Per CGT Balears
210 vistes

Finalmente, en juicio celebrado recientemente y con sentencia con fecha del 4 de marzo del 2021 el Consorci Aprop ha sido obligado a readmitir a nuestra compañera por vulnerar sistemáticamente sus derechos fundamentales.

El pasado mes de diciembre del 2019 la gerencia del Consorci Aprop procedió al despido “disciplinario” de nuestra compañera y Secretaria General de la sección sindical de CGT en el Consorci. En ese momento la empresa se encontraba en un agrio conflicto sindical por la reiterada vulneración del Estatuto de los Trabajadores y el Convenio de aplicación por parte de la empresa, como bien han demostrado las decenas de sanciones anunciadas por parte de la Inspección de Trabajo ante las denuncias interpuestas tanto por nuestra sección sindical como por el Comité de Empresa, así como denuncias de carácter personal que venían a denunciar situaciones concretas de trabajadoras concretas.

La empresa en concreto ha sido sancionada por la Inspección de Trabajo por exceso de jornada irregular, exceso de jornada semanal, exceso de jornada anual, no respeto de los descansos entre turnos, imposición de jornadas prolongadas sin el pertinente acuerdo… y un largo etc.  De cuestiones de las cuales adjuntamos resolución de todas ellas.

Ante esta situación de absoluta arbitrariedad se interpuso demanda solicitando la nulidad del despido de nuestra compañera y su inmediata readmisión por ser evidente la vulneración de los derechos más básicos. Cabe recordar que nuestra compañera se encontraba en reducción de jornada por guarda de menor con incapacidad sobrevenida y era sistemáticamente obligada a realizar jornadas irregulares contraviniendo de esta manera toda la legislación existente hasta la fecha. Igualmente, nuestra compañera siempre se ha mostrado muy activa en la defensa de los derechos de los y las trabajadoras, siendo en todo momento una inspiración y un ejemplo para el resto de las integrantes de nuestra sección sindical.

Cabe recordar que ahora mismo otra compañera se encuentra en una situación similar por motivos similares y estamos a la espera de juicio al respecto.

Llegados a este punto, desde la CGT nos planteamos el por qué se dan estas situaciones en un sector tan sensible y, sobre todo, invisible. Porque cuando hablamos de invisibilidad las trabajadoras del sector de la discapacidad casi ni se reflejan en el espejo. Por desgracia, hace ya años sufrimos una situación similar con una compañera en la empresa Amadip, que igualmente se vio obligada a readmitir a nuestra compañera por quedar acreditada la vulneración de sus derechos fundamentales. ¿Qué más tiene que suceder?

Estas trabajadoras abnegadas e invisibles realizan su trabajo por cerca de 10€ la hora, con una carga de responsabilidad abrumadora y con el único reconocimiento retórico acompañado con la praxis de la vulneración de sus derechos. Porque la situación que ha denunciado nuestra compañera es una situación que comparte con todas y cada una del resto de trabajadoras del Consorci. Recordemos que el salario base de la categoría profesional que se les asigna en el convenio de aplicación es un 5% superior al salario mínimo interprofesional. Y en última instancia el reconocimiento es la patada y a la calle.

Cabe recordar que el Consorci está conformado por la empresa Amadip, que disfruta de una posición casi monopolística en el sector en Mallorca, y los distintos organismos gubernamentales, como el IMAS, Conselleria de Benestar Social que hasta la fecha se han quedado mirando mientras se hacía un desastre tras otro con el personal del Consorci sin tener nada que decir por lo visto. La situación se va deteriorando más con el paso del tiempo. No existe, insistimos, ningún tipo de reconocimiento de carácter oficial. No se reconocen los trastornos musculo esqueléticos que recurrentemente afectan a las trabajadoras del sector como enfermedad profesional, ni los trastornos articulares, nada.

Desde la CGT nos preguntamos como se puede defender los derechos de nadie vulnerando para ello los de otros colectivos.




Autor font: Cgtbalears.org