Gener 8, 2023
Per Indymedia Barcelona
283 vistes

Fue la carta de los 20 abogados defensores de varios compañeros y compañeras (publicada por Sicilia Libertaria en el último número) y firmada por decenas y decenas de otros abogados de todas partes de Italia, que rasgó el velo del silencio y el silencio sobre lo que es sucediendo. Entre los numerosos pronunciamientos, tardíos pero de cierto peso, cabe mencionar aquí los artículos de Luigi Manconi en la Repubblica del 15 de noviembre y de Massimo Cacciari en la Stampa del mismo día. Artículos que representan no solo una postura, sino también una denuncia de lo que sucede en las cárceles de Italia y de cómo el gobierno y las instituciones judiciales están tratando de masacrar a los anarquistas no tanto por lo que han hecho, sino porque se consideran peligrosos en sí mismos.

Alfredo Cospito, Juan Sorroche, Anna Beniamino y muchos, muchos otros son culpables de haber realizado atentados demostrativos de los que no hay víctimas; sin embargo, el crimen para ellos se ha convertido en la masacre contra la seguridad del Estado; cosas que ni siquiera se aplicaron los terroristas de la masacre de Piazza Fontana. los 28 años de Juan por un bombín en una puerta; el régimen del 41 bis a Alfredo, como si fuera un asesino de la mafia, representan un punto de inflexión en la jurisdicción italiana y en la política del Ministerio del Interior, que comenzó incluso antes de la llegada de los fascistas al gobierno, pero que ahora, dado los signos (decreto “anti rave” docet), podrían sufrir una trágica aceleración.

Además del 41 bis para Alfredo (ya condenado a 20 años en el marco de la operación Scripta Manent) se prevé cadena perpetua, es decir, sin posibilidad de poder acogerse a beneficios en el futuro. Tanto el régimen del 41 bis como la cadena perpetua (que hemos tratado en estas páginas planteando la cuestión de su abolición, y señalando como ejemplo el caso del condenado a cadena perpetua Antonino Faro) representan una forma de tortura que debe ser -en papel – prohibido. Bastantes organismos europeos, e incluso el Tribunal Supremo, se han pronunciado al respecto. En cambio, el reciente decreto “anti-rave” ha dado una restricción adicional a las posibilidades de medidas alternativas para todos los delitos de impedimento. La prisión como venganza, como obstinación judicial, resulta ser aún más violenta y cruel que cualquier acto que pudiera haber cometido el preso en cuestión. Pero en el caso de los anarquistas nos enfrentamos a un asunto diferente, aunque no nuevo en la historia italiana. Los anarquistas han sido señalados como el enemigo interno; son – todos, sin excepción, incluso si sólo algunos están ahora en la mira – arrestables y condenables sólo por lo que expresan en términos de ideas y métodos de intervención política, y el potencial de antagonismo al sistema.

Estamos viviendo un nuevo clima en las relaciones entre el estado y sus oponentes; un clima que se manifiesta en muchos episodios, comenzando, para quedarse con la situación siciliana, desde la orden de expulsión de un compañero de Catania por ser un irreductible militante antirracista; o de la propuesta de tres años de vigilancia especial para el anarquista Claudio Risitano de Messina; o nuevamente por la condena de dos años a 17 activistas de NO MUOS cada uno por haber desobedecido las prescripciones de la Jefatura de Policía con motivo de una marcha el 1 de marzo de 2014. Si este es el panorama externo, el interno es aún peor: en las cárceles las condiciones de los detenidos han empeorado, los suicidios van en aumento, el hacinamiento crece; muchos presos están en prisión por delitos menores que podrían ser atendidos con medidas alternativas; el cuidado y la sociabilidad han sufrido un fuerte deterioro; con la excusa de la pandemia, el régimen carcelario se ha endurecido, y quienes se han atrevido a rebelarse han pagado su acto con muerte, aislamiento, traslado. La prisión sigue siendo un mundo aparte, desconocido para la mayoría de las personas, un lugar de hostigamiento y abuso, denunciado incluso por sacerdotes y miembros del sector voluntario, así como por abogados y familiares de los presos. Su principio educativo no sólo no existe, sino que si acaso se aplica con la fuerza de la porra, el castigo, el chantaje, la extensión de la pena.

Como siempre ha sucedido en la historia, incluso en la historia reciente, cuando los anarquistas son golpeados de manera tan feroz es porque quieren golpear a todo el mundo de la verdadera oposición social, la que contesta con sus luchas las operaciones criminales del poder. , desde las grandes obras hasta la gestión policial de la pandemia, desde el hambre de los sectores más débiles de la población, hasta las políticas de guerra, etc. Los anarquistas siempre han representado la punta de lanza de los campos antiestatales y anticapitalistas. Pensar que lo que está pasando es solo su problema sería un trágico error. Bajo el talón de hierro del Estado está todo movimiento y toda persona que no se rinde a la lógica de la explotación y la devastación, y está también el sistema de garantías democráticas que siempre ha jugado el papel de señuelo cuyo sistema solía asegurar la clase. privilegios Espejo del que ahora les gustaría prescindir.

Ana Arquías




Autor font: Barcelona.indymedia.org