Agost 23, 2021
Per B Llibertari
318 vistes


Los dos partidos que han gobernado en España después de la muerte de Franco: Partido Popular y Partido Socialista, ambos han mantenido como norma silenciar los crimines del dictador.

El PSOE empezando con Felipe González y todos los sucesivos presidentes socialistas que ha Gobernado, ninguno ha condenado, jurídicamente, el régimen franquista. Tanto no haya un proceso judicial al franquismo no habrá cierre de heridas, mal les pese.

Esta política del silencio es un fracaso, ya que siempre resurgen nuevos casos, el cementerio Torrero (Zaragoza) hay gravado en una lápida el nombre de un un niño de cinco años fusilado por el dictador, este hecho me ha afectado enormemente. En el referido cementerio hay un centenar de otros adolescentes asesinados entre 14 y 18 años, con nombres y edad gravados.                                                                                     

Mi amigo Ángel Fernández lleva muchos años consagrado y memorizando este tipo de crímenes, estuvo en el mencionado cementerio «el jardín de los fusilados» fue quién me informó con fotos de esta macabra noticia.

Pedro Sánchez igual que sus antecesores mantiene la política del silencio basada en la mentira. Para distraer la galería, le es más fácil condenar los disturbios en los actos de apoyo al rapero Pablo Hasél. En una democracia la violencia es inadmisible, ha comentado. Pero no hace ningún comentario de la manifestación fascista que hubo en Madrid. Con discursos nazis, “insultos al judío” en un acto al homenaje a la División Azul. Todos los jefes de Falange estaban presentes en la manifestación. Pedro Sánchez en esta ocasión no hace ningún comentario sobre los disturbios ni los discursos racistas de los fachas. ¡Vaya demócrata! Y encima se valora de izquierdas.

El Partido de extrema Derecha Vox no es condenado ni tan siquiera censurado por las declaraciones fascistas y blasfemias de su secretario general, Javier Ortega Smith, el cual ha comentado que las 13 mujeres conocidas como las 13 Rosas: “Torturaban, asesinaban y violaban vilmente”. Es de una inmoralidad tan descomunal lo que dice este cafre, que la mejor respuesta es la indiferencia, pero la justicia ha de hacer su trabajo, que no lo hace. La calumnia es un delito.

Franco dejó todo atado y bien atado, el rey y la Constitución, un muro que nuestros políticos no les interesa franquear ni deshacer.                                                                                                          




Autor font: Bllibertari.org