Juny 16, 2022
Per Indymedia Barcelona
178 vistes

La vandalización del mural feminista no sólo nos sitúa ante la misteriosa fuerza de las imágenes y su simbolismo, sino frente al fanatismo de la reacción de su antagonismo que, como los talibanes, necesitan destruir todo vestigio de símbolos y manifestaciones que se reafirmen en su lucha y resistencia contra las formas opresivas y de manipulación. Las políticas eugenésicas de mejora racial, también se extienden e intentan colonizar las formas de pensamiento que se le oponen, desvirtuándolas y convirtiendo a los victimarios en víctimas de una hipotética persecución.

Desde el inicio de la pandemia, esa manipulación burda o sutil, la hemos ido descubriendo a medida que pasaban los días y aumentaban las muertes. El sistema no es más que la cara “A”, la oficial, de esa perversa y macabra reacción que es capaz de afirmar, sin ningún tipo de rubor y vergüenza, que hechos como el intento de golpe de Estado que se produjo con el asalto al Capitolio de los EE.UU., estaba organizado por los “antifascistas” y que las víctimas eran la democracia del sistema liberal y las libertades del mundo.

La retorcida retórica que convierte el feminismo en racismo y a “los hombres valientes” en sus víctimas, es tan pérfida y corrupta como la que equipara fascismo y antifascismo. Todas ellas son manifestaciones del mismo odio hacia la humanidad diversa que aspira y anhela ser libre de sus opresiones. Lo que ocultan tras acusaciones tan falsas como las de “racismo morado”, es un racismo despiadado sin más colores que el masculino racial blanco. “Los hombres valientes” para los que reclaman “justicia”, son los que golpean y ensucian los símbolos de una pared que habla desde la memoria que pretenden borrar, sin las “terapéuticas” corrientes del electroshock. Habitamos tiempos confusos proclives a todo tipo de “revisiones históricas” a través de la manipulación, de manera que a quienes luchan por sus vidas y por las libertades, acaban describiéndolas como “asesinas” y “terroristas”.

El atentado contra el mural “la unión hace la fuerza”, precisamente busca destruir eso, romper la unión para que no haya fuerza que se les oponga y que la intimidación y el miedo gane terreno. La vandalización del mural feminista, ha llamado la atención y ocupado titulares como si se tratara de un hecho, reiterado sí, pero puntual y aislado. En los muros exteriores de la escuela de Peraleda de la Mata (Cáceres), lxs niñxs de primaria pintaron un mural sobre la violencia de género que posteriormente amaneció cubierto con pintadas de VOX y banderas españolas (https://www.elsaltodiario.com/fascismo/fascistas-vandalizan-mural-ninos-).

Quienes están en contra de las libertades, cualquiera de ellas, buscan con extremado ahínco y toda suerte de subterfugios, reivindicarse para acceder al Poder. Desde esa posición es más sencillo y fácil justificar los atentados contra todas las libertades y contra cualquiera que luche por ellas.

Pero para llegar hasta ese poder, necesitan infiltrarse en todas las capas sociales de las poblaciones y movilizarlas en base a una hipotética y falsa “libertad”. Para ello, también precisan difundir todos esos relatos y discursos que pervierten la realidad hacia sus formas más grotescas, de manera que los opresores aparezcan como pobres oprimidos que ya no pueden mantener sus yates, palacios y cortijos. Así, las clases trabajadoras y las más empobrecidas, aparezcamos descritas como responsables de sus falsas “ruinas”, y mientras sus cuentas de beneficios siguen aumentando, desvían la atención de su expolio sobre el dinero público, acusándonos de “parasitar” unas ayudas sociales que sus corruptas codicias han dejado en su mínima expresión.

El grito de “al fascismo se le combate”, ha sido borrado en múltiples ocasiones de las “paredes” de este portal, permitiendo la entrada a agresiones verbales y discursos reaccionarios del pensamiento ultraliberal. Frases como las que han vandalizado el mural, han aparecido en diversas publicaciones y comentarios de esta web, con total complicidad por parte de algunos de los “habituales” usuarios y de los administradores.

Las ridículas excusas acerca de una supuesta “libertad de opinión” o que “en democracia todo el mundo tiene derecho a expresarse libremente”, no son más que la continuación de esas estrategias liberales que necesitan tender puentes hacia las formas más reaccionarias, para propiciar los cambios sociales, políticos, económicos a los que pretenden arrojarnos, o por “la vía de la democracia”, o por la de la brutalidad avasalladora de esas fuerzas ultraconservadoras.

Así es posible calificar de “compañerxs” o compartir espacios con personas y grupos sistémicos y antagónicos, al mismo tiempo que se tacha de interclasistas a los colectivos feministas o se apoyan protestas de marcado acento reaccionario, o se hacen pasar contenidos y propuestas del liberalismo radical como si fueran anarquistas. En vez de imaginar y organizar para la revolución, se abona y prepara el terreno para la embestida de las fuerzas reaccionarias. Algún medio ya alerta sobre cómo esta ideología del odio, está teniendo aceptación por parte de la juventud.

Personas que sientan el impulso revolucionario, no pueden ser ambiguas con esto. La confusión sitúa el objetivo de la rabia de lxs desposeídxs en los gobiernos, no en las corporaciones del capitalismo y sus Estados opresivos que atentan contra toda condición de vida.




Autor font: Barcelona.indymedia.org