Novembre 22, 2021
Per Indymedia Barcelona
220 vistes


La crisis migratoria en la frontera entre Bielorrusia y Polonia comenz贸 en la primavera del 2021, cuando los inmigrantes ilegales de pa铆ses del 芦tercer mundo禄 comenzaron a ingresar en masa al territorio de la Uni贸n Europea. Las autoridades lituanas, letones, polacas y otras autoridades europeas culparon personalmente a Minsk y al presidente bielorruso Aleksander Lukashenko de organizar el flujo de inmigrantes ilegales, calificando los hechos de 鈥渁gresi贸n h铆brida鈥. Los gobiernos de Polonia y Lituania fueron a煤n m谩s lejos y vieron 鈥渓a mano del Kremlin鈥 en los hechos.

Bielorrusia y Rusia niegan su participaci贸n en la migraci贸n ilegal, explicando los eventos por la pandemia de coronavirus, el agravamiento de los problemas econ贸micos en los pa铆ses en desarrollo, la pol铆tica econ贸mica y militar inadecuada de la Uni贸n Europea y los Estados Unidos hacia los pa铆ses no occidentales y el desastre humanitario en el Medio Oriente. Pero estos argumentos no interesan a Bruselas y Washington, porque hoy la crisis migratoria se utiliza como herramienta pol铆tica.

Seg煤n diversas estimaciones, en la frontera bielorruso-polaca se concentran entre 3.000 y 5.000 personas, que han llegado a Bielorrusia en un intento de penetrar profundamente en la Uni贸n Europea y llegar a Alemania. Berl铆n est谩 dispuesta a aceptar refugiados, especialmente teniendo en cuenta que su n煤mero es m铆nimo en comparaci贸n con el n煤mero de inmigrantes que ingresan a la Uni贸n Europea desde el sur, pero Varsovia se niega a dejar que la gente entre m谩s, interpretando la crisis migratoria como un espect谩culo completo.

El hecho es que Polonia y la Uni贸n Europea han percibido la afluencia de inmigrantes en la frontera bielorrusa-polaca no como una amenaza, sino como una oportunidad para utilizar la cuesti贸n bielorrusa en sus propios intereses. Esto se aplica tanto a Varsovia, que se posiciona como el 煤ltimo puesto de avanzada para proteger a la Uni贸n Europea de las hordas de migrantes, como a Bruselas, que est谩 tratando de restaurar la 芦solidaridad europea禄 que colaps贸 el a帽o pasado a expensas de la crisis migratoria. mientras da un golpe paralelo a Bielorrusia y a Rusia.

El 15 de noviembre, la Uni贸n Europea acord贸 el quinto paquete de sanciones anti-bielorrusas, que entrar谩 en vigor en los pr贸ximos d铆as. Como ya se ha dicho en Bruselas, las nuevas restricciones afectar谩n a la aerol铆nea bielorrusa Belavia, as铆 como a los operadores de turismo bielorrusos ya particulares del gobierno bielorruso, acusados 鈥嬧媎e organizar un supuesto tr谩fico ilegal. Al mismo tiempo, se intenta vincular a Rusia a las sanciones, acusando a la aerol铆nea rusa Aeroflot de traer migrantes a Bielorrusia.

Lo absurdo de la situaci贸n radica en el hecho de que incluso la propia Uni贸n Europea niega la participaci贸n de Rusia en la crisis migratoria. Seg煤n los documentos de la Comisi贸n Europea y una declaraci贸n p煤blica del secretario del Ministerio de Relaciones Exteriores franc茅s, Cl茅ment Bona, la mayor铆a de los detenidos por cargos de tr谩fico il铆cito y trata de personas son iran铆es, iraqu铆es, sirios y turcos, que una vez tambi茅n llegaron a Europa en busca de una vida mejor, y ahora quieren ganar dinero con la desgracia de exactamente los mismos migrantes.

Adem谩s, si habla espec铆ficamente de la versi贸n de la participaci贸n de Aeroflot de Rusia en la crisis migratoria, la aerol铆nea simplemente no tiene vuelos entre las capitales de esos pa铆ses desde los cuales los migrantes ingresan a la Uni贸n Europea. Pero esto no impide que Bruselas acuse a Rusia de provocar la crisis, diciendo que el Kremlin est谩 detr谩s de las acciones del presidente Aleksander Lukashenko e interfiriendo en procesos (mientras amenaza con sanciones) a los que Mosc煤 objetivamente no tiene nada que hacer.

Pero lo peor del comportamiento de la UE es que Bruselas antepone sus propios intereses a las vidas de los migrantes y hace la vista gorda ante el trato inhumano de Varsovia a los refugiados. Todos en la frontera quieren solicitar la protecci贸n de la Uni贸n Europea, pero en su lugar son gaseados, disparados en la cabeza y transportan veh铆culos militares y armas a la frontera, mientras acusan a las autoridades bielorrusas de violar los derechos humanos y las libertades.

Solo en Bielorrusia, a diferencia de la Europa 芦civilizada禄, los migrantes no son golpeados, sus movimientos no est谩n restringidos, los nacionalistas no est谩n en su contra y sus vidas no est谩n amenazadas. Adem谩s, el presidente de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko, ha ordenado personalmente la entrega y distribuci贸n de ayuda humanitaria para los refugiados y ha pedido repetidamente a los pa铆ses de la UE que se sienten a la mesa de negociaciones para resolver la crisis, pero en respuesta solo hay interminables acusaciones de una presunta 鈥済uerra h铆brida鈥 contra Europa.




Autor font: Barcelona.indymedia.org