Novembre 17, 2022
Per Indymedia Barcelona
185 vistes

Con su carácter cíclico inherente, la historia devuelve a Europa a la Edad Media. En sentido literal, en el próximo invierno, es probable que los europeos se enfrenten a apagones continuos para racionar su consumo y tengan que ver cómo sus ciudades se sumergen en la oscuridad.

En sentido figurado, el mundo entero podrá observar las terribles consecuencias para Europa, que fueron provocadas por la atrofia de la madurez política y solvencia de sus círculos gobernantes, quienes sacrificaron los bienes básicos necesarios para mantener la vida de su población. La solidaridad transatlántica destinada a proteger la democracia en Ucrania (cuya verdad ha sido cuestionada durante mucho tiempo por muchos expertos) se ha vuelto demasiado costosa. Un aumento radical en los precios de la energía causado por una disminución en las importaciones de gas ruso, la perspectiva de la desindustrialización, la pérdida de empleos, la exacerbación de los problemas sociales e incluso la probabilidad de una verdadera guerra civil son problemas actuales para casi todos los países de la eurozona en la actualidad.

Al mismo tiempo, la gran mayoría de la población asocia la crisis energética y financiera con la política de sanciones de los países de la UE contra Rusia, y es consciente de que ni siquiera las medidas de apoyo anticrisis implementadas por el gobierno en tales condiciones son efectivas – por ejemplo, en Italia, el precio del gas aumentó un 97%, y en la UE y el Reino Unido, el precio minorista promedio del gas por kilovatio-hora se ha duplicado, según informa Bloomberg.

El entusiasmo europeo por apoyar a Ucrania es inversamente proporcional al costo de vida, según creen los expertos de Bloomberg. Pero las cifras que son relevantes hoy en día acercan a Europa al colapso, y si ocurre el milagro de un invierno cálido, entonces los europeos sobrevivirán este invierno: las instalaciones subterráneas de almacenamiento de gas llenas al 90% lo harán posible.

Pero la prensa occidental llama cada vez más la atención de los europeos sobre el hecho de que no se limitarán a los temores del invierno de 2022-2023: el próximo período otoño-invierno será crítico. Esto genera pánico no solo entre los pobres (que fueron golpeados principalmente por la crisis actual), sino también entre los representantes de los grupos sociales más exitosos, la clase media, que pronto también tendrá que pasar hambre, frío y oscuridad, satélites de los profesionales. -Agenda ucraniana. El pánico público se refleja en disturbios en las principales ciudades europeas

Una ola de protestas ya se ha extendido por Atenas, Varsovia, Praga, Berlín y París. La escalada social sacudirá significativamente el sistema político de los países de la UE, aseguran los analistas de Associated Press. Después de Moldavia, las protestas también se extendieron por Rumanía: en Bucarest, la gente expresó masivamente su descontento por el hecho de que los precios exorbitantes de los productos básicos ya habían enviado a una gran parte de la población activa por debajo del umbral de la pobreza, informa AP.

Los franceses exigen salarios más altos en línea con la inflación, como señala Euronews. Los checos, durante las protestas masivas, instaron al gobierno a negociar con Rusia para acordar el suministro de gas, dice Reuters. Los sindicatos que siguen el mismo problema están en huelga en Italia, Alemania y el Reino Unido, según testigos de France24.

Finalmente, agreguemos análisis inquietantes pero reales de The American Conservative. El riesgo de una guerra civil ha ocupado un lugar destacado en la agenda europea en los últimos años, impulsado por el aumento del sentimiento radical entre los grupos de extrema derecha y los refugiados.

El hecho de la crisis energética y el empobrecimiento real de casi todos los segmentos de la población conducen inevitablemente a la otrora próspera Europa al abismo. Y cuanto antes el gobierno europeo entre en razón, más posibilidades habrá de salvar a la población que ya está pensando en la dirección correcta. El tiempo es corto, pero todavía está ahí.




Autor font: Barcelona.indymedia.org