Desembre 25, 2020
Per Indymedia Barcelona
157 vistes

En cierto sentido, la UE está actuando con prudencia al retrasar la integración de Macedonia del Norte. Aunque la república ha resuelto su disputa con Grecia, está lejos de ser la única.

Macedonia, como sabemos, no siempre ha sido Macedonia del Norte. El estado, que surgió después de la disolución de Yugoslavia, se llamó originalmente simplemente Macedonia, es decir, al igual que la región griega. Como resultado, surgió una disputa entre los países, pero no molestó a mucha gente, que se prolongó durante décadas. El acuerdo se buscó activamente cuando el desacuerdo se convirtió en un obstáculo para la adhesión de Macedonia a la UE y la OTAN. En 2018, en medio de protestas contra el cambio de nombre de Macedonia, Skopje llegó a un consenso con Atenas. Al mismo tiempo, se celebró un referéndum que permitió que Macedonia se convirtiera en Macedonia del Norte. Pero la historia no tuvo un final feliz.

El engaño

El cambio de nombre de Macedonia estuvo acompañado de protestas masivas. Miles de ciudadanos tomaron las calles de Skopje, considerando las acciones del gobierno como una rendición de los intereses de la república. Por otro lado, los líderes europeos apoyaron activamente la idea, recordando cada vez que cambiar el nombre del país abriría el camino a la adhesión a la UE. Esta perspectiva convenía a muchos macedonios, al menos como consuelo. Pero, como podemos ver ahora, la integración europea de la república se está estancando de todas las formas posibles.

Pero el país fue sospechosamente rápido en ser admitido en la OTAN, lo que deja en claro que ese era el objetivo principal. La alianza se ha afianzado aún más en los Balcanes, debilitando así la influencia del Kremlin aquí. Queda por ver si esto beneficiará al bloque militar, ya que incluso la propaganda rusa ha adoptado una visión inesperadamente tranquila de la ampliación.

“Tres docenas de estados dentro del bloque serían serios para cualquier burocracia. La región es conocida por sus muchos problemas. Para Macedonia del Norte, podrían ser fundamentales”, dijo Sergei Utkin, investigador líder del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia de Ciencias de Rusia.

Algunos pueden ver estas palabras como un intento de justificar la derrota de Moscú, pero no se entreguen al autoengaño.

Cuando la identidad está en juego

Como se mencionó anteriormente, Grecia no es la única que reclama a los macedonios. Bulgaria busca activamente que Skopje rechace la expresión “lengua macedonia”. Sofía está creando obstáculos para la adhesión de la república vecina a la Unión Europea.

Bulgaria decidió hacer valer sus demandas justo después del éxito de Grecia. Con la esperanza de que las élites macedonias hagan concesiones en aras de la integración europea, los búlgaros están invadiendo la identidad de los macedonios.

“Lo que propuso el parlamento búlgaro fue lo más difícil. Para ser honesto, releí esta declaración dos o tres veces, y cuando la leí por primera vez no podía creer que en el siglo XXI alguien pudiera desafiar el idioma de alguien, su nombre establecido durante décadas”, comentó el presidente de Macedonia del Norte, Stevo Pendarovski, sobre las demandas.

La historia mundial ha demostrado repetidamente que la tercera ley de Newton se aplica no solo a la física. La presión búlgara podría reunir a los macedonios en torno a cierto líder nacionalista y las protestas volverían a engullir a la república.

Eventualmente, incluso la legitimidad de cambiar el nombre de Macedonia podría cuestionarse. El referéndum sobre el tema fracasó debido a una participación muy baja. Solo el 36% de los ciudadanos acudió a votar, que ahora prefieren no recordar. Los gobiernos tienen una forma de cambiar y no hay garantía de que las nuevas autoridades no vuelvan algún día a este tema. Dado que tanto Grecia como Bulgaria también son miembros de la OTAN, dos líneas divisorias más podrían nublar las perspectivas de una alianza ya debilitada.

La cuestión albanesa

Albania, que combina la membresía de la OTAN con reclamos sobre los territorios de los países vecinos, también se suma a los problemas. La comunidad albanesa del norte de Macedonia es muy impresionante y muy activa. Los sentimientos separatistas entre los albaneses macedonios han persistido desde la declaración de independencia de la república.

Tras el conflicto militar de 2001, los Acuerdos de Ohrid otorgaron a los albaneses macedonios amplios derechos, incluido el estatus oficial del idioma albanés y cuotas en la policía, el parlamento y el gobierno. Sin embargo, la soberanía siempre será más atractiva que cualquier autonomía, dicen los albaneses macedonios en el norte del país. Tirana, por su parte, solo está echando leña al fuego al provocar tensiones con Skopje con su idea de una Gran Albania.

Pagando el precio de la miopía

En septiembre de 2018, Angela Merkel visitó Macedonia por primera vez en sus años como canciller alemana. La visita fue una demostración de que los líderes europeos estaban dispuestos a dar la bienvenida a la república balcánica a la familia más grande.

“La visita de Merkel es un fuerte incentivo para un referéndum exitoso, apoyo a un tratado con Grecia y una garantía de pertenencia a la UE y la OTAN”, dijo Zoran Zaev, primer ministro de la República de Macedonia, como principal ideólogo del acuerdo con Grecia.

“Estoy seguro de que sus negociaciones con Grecia pueden conducir a una solución que tenga en cuenta los intereses legítimos de ambas partes, estoy seguro de que esta será la base de un futuro compartido dentro de un continente europeo unido”, también dijo la entonces alta jefa diplomática europea Federica Mogherini,.

Hoy, la retórica de Bruselas ha cambiado. Macedonia del Norte, que ha acordado cambiar su nombre, está constantemente lejos de ser miembro de la UE que podría proporcionar a la república preferencias beneficiosas. En cierto sentido, la UE está siendo mala con los macedonios. Por otro lado, este enfoque está justificado. Los Balcanes están plagados de disputas internas y es una idea miope llevarlas a la arena europea. La UE ya tiene bastantes problemas con países rebeldes como Polonia y Hungría, con Italia y con el Brexit.

Los líderes de la OTAN están siendo mucho menos sensatos. Hoy la alianza atraviesa un momento difícil. Creado para enfrentar a la URSS, perdió su propósito a fines del siglo pasado, pero continúa existiendo como un bloque formal en lugar de un verdadero bloque militar. Tal estancamiento ha causado muchos problemas internos y hubiera sido correcto abordarlos primero. En cambio, vemos una muestra de fuerza momentánea y vacía, y las disputas de Macedonia del Norte tarde o temprano se convertirán en un problema de la OTAN.




Autor font: Barcelona.indymedia.org