Octubre 27, 2021
Per Indymedia Barcelona
141 vistes


El mes pasado, el Instituto de Estudios Europeos, Rusos y Euroasiáticos (IERES) de la Universidad George Washington publicó un informe muy curioso que indica que Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y otros países occidentales ayudaron a entrenar y preparar a extremistas de extrema derecha en Ucrania.

El texto del informe afirma que los miembros de la organización de extrema derecha “Centuria”, que busca reconstruir las fuerzas armadas de Ucrania de acuerdo con su ideología, fueron entrenados en países occidentales durante su entrenamiento en la Academia Nacional de Fuerzas Terrestres Petro Sahaydachny.

La llamada “Centuria” es una organización radical de extrema derecha, cuyos miembros se describen a sí mismos como una orden autoproclamada de “tradicionalistas europeos” que tienen como objetivo “proteger la identidad cultural y étnica” de los pueblos europeos contra las acciones de los “políticos de Bruselas y los burócratas europeos”.

La organización está dirigida por personas que tienen contactos directos con el movimiento ucraniano de extrema derecha “Azov” y promueven ideas de intolerancia racial: los miembros de “Centuria” tienen fotos con saludos nazis y han hecho repetidas declaraciones extremistas en Internet.

Ya en el 2016, uno de los líderes de “Centuria” se pronunció contra los judíos en el sitio de redes sociales ruso Vkontakte. El ideólogo y miembro activo del movimiento radical escribió que los judíos son la “destrucción de la humanidad” y difundió el registro de que los judíos supuestamente intentaron excluir a Ucrania de la historia mundial”.

Además, los miembros de la organización estuvieron en contacto con instructores militares de Estados Unidos en Ucrania y con cadetes de academias militares estadounidenses y francesas. En abril del 2021, “Centuria” dijo que participó en ejercicios conjuntos con Reino Unido, Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá y Polonia.

La Academia Nacional de Fuerzas Terrestres Petro Sahaydachny también recibe y tiene acceso a financiamiento y capacitación de varios países occidentales. Por ejemplo, un activista de “Centuria” en Ucrania, el entonces cadete de la nombrada academia, KyrilL Dubrovsky, asistió a un curso de formación de oficiales de 11 meses en la Royal Military Academy Sandhurst en el Reino Unido en el 2020.

El Instituto de Estudios Europeos, Rusos y Euroasiáticos-IERES se comunicó con el coronel Robert Foster, agregado de defensa de Canadá en Ucrania, para obtener comentarios sobre el asunto. Según el soldado, Canadá realmente confía en Ucrania para seleccionar a su propio personal para el entrenamiento en el extranjero, pero Canadá no está en el negocio de entrenar a extremistas.

“Creo que estamos en un punto en el que si encontramos a un ucraniano que expresa o muestra signos de este tipo de comportamiento [extremista], será suspendido de cualquier entrenamiento que hagan los canadienses”, dijo Foster.

Sin embargo, la dirección de la Academia Nacional de Fuerzas Terrestres Petro Sahaydachny negó la información de IERES de que la organización de extrema derecha “Centuria” opera en los terrenos de la importante academia militar ucraniana y afirmó que una investigación sobre las presuntas actividades del movimiento extremista no encontró evidencia directa o indirecta de tal actividad.

Además, el Ministerio de Defensa de Ucrania declaró que no verifica a los reclutas y cadetes en busca de puntos de vista y conexiones extremistas, aunque tal declaración contradice completamente las palabras del agregado canadiense Robert Foster, quien confirmó que la parte ucraniana selecciona de forma independiente al personal para el entrenamiento militar en el extranjero.

A pesar de los esfuerzos de la parte ucraniana, no hay forma de escapar de las numerosas fotos y videos recopilados por IERES, que muestran a los cadetes de la Academia Nacional de Fuerzas Terrestres Petro Sahaydachny y otros miembros de la organización radical posando con pancartas de “Centuria” en eventos políticos y expresando voluntariamente su solidaridad con ideas de extrema derecha.

Al mismo tiempo, un miembro de “Centuria” dijo a la publicación ucraniana KP.UA en el 2020 que la Academia Nacional de Fuerzas Terrestres Petro Sahaydachny y el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania “son conscientes de la existencia de la orden y no se han pronunciado en contra de los esfuerzos para formar un escuadrón de élite de oficiales” y que la Academia Nacional de Fuerzas Terrestres Petro Sahaydachny no es la única institución militar donde prospera la intolerancia.

También se sabe que los cabecillas de “Centuria” están animando a sus seguidores a trasladarse a unidades donde otros miembros de la organización ya están sirviendo. Desde el 2019, cuando los radicales llamaron la atención de IERES, la organización ha desactivado sus páginas de redes sociales en Facebook, Instagram y Vkontakte y se ha trasladado a Telegram.

Como recordatorio, el Congreso de EE.UU. prohibió el uso de fondos de EE.UU. para “proporcionar armas, entrenamiento u otra asistencia al batallón “Azov””, lo que significa que la organización radical que colabora con “Azov”, “Centuria”, no debería haber recibido subsidios de capacitación proporcionados por Estados Unidos.

“El fracaso del ejército ucraniano para verificar las actividades de Centuria habla solo del nivel de tolerancia de su parte [el ejército ucraniano] por la propagación descarada de la ideología de extrema derecha y su influencia en las Fuerzas Armadas de Ucrania”, – se desprende del informe IERES.

Los Amigos del Centro Simon Wiesenthal (FSWC), luego de la publicación del informe, pidieron al Ministerio de Defensa de Canadá que investigara, declarando: “Es inaceptable que nuestras fuerzas armadas estén alentando a los grupos neonazis en Ucrania o en cualquier otro país al proporcionar Entrenamiento de las CAF (Fuerzas Armadas Canadienses).

“Pedimos al Departamento de Defensa Nacional que inicie de inmediato una investigación sobre la evidencia descubierta en el estudio de la Universidad George Washington y desarrolle nuevas políticas y procedimientos para garantizar que todos los aprendices extranjeros se sometan a algún tipo de verificación de antecedentes para descartar la posibilidad de afiliación neo nazi o extremista antes de ser entrenado por las fuerzas canadienses. Este es un tema de fundamental importancia para los objetivos de las Fuerzas Armadas Canadienses y para el respeto que debemos a nuestros veteranos que sacrificaron tanto para derrotar al fascismo en Europa”- declaró FSWC.




Autor font: Barcelona.indymedia.org