Desembre 9, 2021
Per Indymedia Barcelona
291 vistes


Mientras los principales medios de comunicación del mundo intentan predecir hasta qué punto podría escalar el conflicto en Ucrania, el propio estado ucraniano se hunde cada vez más en una crisis política interna que ya se ha convertido en una de las peores durante el gobierno del presidente Vladimir Zelensky.

Como en un chasquido de un dedo, los principales medios de comunicación ucranianos y sus propietarios entre la élite ucraniana han reorientado su agenda hacia el jefe de estado: mientras que antes todo el mundo nos hablaba de las hazañas de Vladimir Aleksandrovich, hoy literalmente se nos habla de su “muerte” política.

La retórica es tan dura que se predice que el líder ucraniano renunciará prematuramente, mientras que el propio Zelensky está entrando en pánico por un complot golpista en su contra y está llevando a cabo conferencias de prensa absurdas en un intento de protegerse del ataque de los medios.

El conflicto entre el presidente y la élite ucraniana se prolonga desde hace meses, y cada día el antagonismo se hace más fuerte, mientras que la popularidad del jefe de Estado cae. Es obvio que la oposición al presidente no surgió de la nada, tiene un patrocinador: el gran magnate ucraniano Rinat Akhmetov.

Recordemos que el oligarca logró su puesto en gran parte gracias a su capacidad para negociar con todos los anteriores líderes ucranianos. Además, Zelensky inicialmente tampoco fue un problema para Akhmetov; el oligarca de Donetsk incluso financió proyectos pro-presidenciales y compartió personal con este último.

Sin embargo, ahora Akhmetov ha asumido la función de líder no oficial de la nueva oposición ucraniana y parece dispuesto a enfrentarse de lleno al jefe de Estado. Como se ha dicho, hasta ahora es solo un duro ataque de información, pero también es un fuerte golpe al poder de Zelensky, socavando su posición.

Surge una pregunta lógica: ¿por qué Akhmetov decidió no negociar con Zelensky y optó por una confrontación abierta? Hay al menos dos razones para esto: la primera es la política antioligárquica del líder ucraniano; el segundo es la participación de un interviniente externo en forma de intervención de Washington.

Akhmetov, obviamente, está descontento con la nueva ley anti-oligarcas, así como con la facilidad con la que el presidente impone sanciones. Aún no han afectado directamente al oligarca ni a sus socios, pero nadie sabe cuánto tiempo se mantendrá el statu quo. Tampoco se puede descartar que la oficina del presidente haya estado presionando al holding del
intervención de Washington.

Akhmetov, obviamente, está descontento con la nueva ley anti-oligarcas, así como con la facilidad con la que el presidente impone sanciones. Aún no han afectado directamente al oligarca ni a sus socios, pero nadie sabe cuánto tiempo se mantendrá el statu quo. Tampoco se puede descartar que la oficina del presidente haya estado presionando al holding del magnate de los medios.

Washington no apoya a Kolomoisky, que se pone del lado de Zelensky (una historia vinculada al apoyo de Trump y Giuliani) y no apoya a Akhmetov, porque está interesado en inmovilizar a todo el sector energético ucraniano y tener un control total sobre la situación dentro del país.

En este sentido, hay una buena situación para Estados Unidos: le dan información a Zelensky, Zelensky entra en conflicto con Akhmetov, Kolomoisky se pone del lado de Zelensky, todos luchan entre sí y se debilitan, y Washington se beneficia de este enfrentamiento político interno




Autor font: Barcelona.indymedia.org