La mina de cromita de Asseminoun está situada en la ciudad de Manoojan (de unos 15.000 habitantes), ubicada en Ostan, provincia de Kerman. Se encuentra a 1369 km al sur de Teherán, la capital de Irán. La mina pertenece a un gran empresario llamado Alimohammadi, quien posee minas por todo Irán. En ella trabajan 1200 mineros. El dueño ha decidido cerrarla y despedir a los mineros. Quiere convertirla en una filial y que los mineros firmen nuevos contratos con las empresas que la subcontraten. Un minero afirmar que cada día salen 20 o 25 camiones, así que la mina es productiva.

Hace cuatro días, los obreros han comenzado sus protestas, destinadas a exigir su reincorporación y el pago de los atrasos en los salarios. Dado que han sido enviados al paro por el cierre de la mina, no pueden hacer huelga. Por ello, han optado por otras formas de protestas, como los cortes de la vía de tránsito internacional de Kahnooj al puerto de Bandar Abbas. Ello ha irritado al prefecto de Kerman, quien ha pedido que esta acción, que califica de ilegan, se detenga inmediatamente.

Desde hace días los obreros se manifiestan en la ciudad de Manoojan. El 20 de mayo, los miembros de sus familias y los y las habitantes de la ciudad les han acompañado en solidaridad. En una entrevista concedida a una radio del exterior del país, un habitante de Manoojan ha descrito en detalle la llegada de un numeroso contingente de las fuerzas antidisturbios conocidas como Now-Poo, unas de las más duras. El dueño de Asseminoun tiene estrechas relaciones con los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, de la que se estima que controla al menos un tercio de toda la economía iraní.

Los mineros de Asseminoun carecen del derecho a organizarse y sindicarse libremente. Las organizaciones miembros de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas quieren dar a conocer esta acción expresan su apoyo.




Autor font: Laboursolidarity.org