Gener 22, 2022
Per Ràdio Klara
182 vistes

La Veranda de Rafa Rius

Inanidad inútil, valga el pleonasmo. Las grandes empresas que controlan lo que se publica, cuando pasan una época de sequía de noticias importantes y, dado que tienen que seguir publicando o emitiendo a costa de lo que sea, sacan petróleo informativo de cualquier futilidad. Casi siempre, haciendo pasar por trascendentales novedades de última hora lo que ya sabíamos de sobra y además importa menos que un pimiento.

Sólo por poner dos ejemplos:

El emérito mantiene en Abu Dhabi amistades peligrosas con traficantes. (Ooohhhh!!!! Qué novedad! Qué notición!) Podemos chismorrear ya de las novias y amigos del emérito pero no de cómo robó a todos los españoles su mal ganada fortuna, una fortuna que estará al parecer, eternamente sub iudice y bajo secreto de sumario.

Incluso lo que antaño estaba reservado a las revistas de colorines y cotilleos, ahora llena los platós y os titulares:
Urdangarín engaña a Cristina de Borbón! Y la noticia acapara todas las portadas… Y a nosotras qué demonios nos importa su vida privada; en todo caso, nos importaría saber qué ha hecho con todo el dinero que estafó a las cuentas públicas y sobre todo, si habría alguna posibilidad de recuperarlo (¡Qué ingenuidad la mía)

¿Por qué no nos hablan de las impunidades de la monarquía y sus allegados con la connivencia de jueces y fiscales afines? ¿Por qué no nos hablan del anacronismo y el sinsentido que supone la pervivencia de una jefatura de Estado monárquica en nuestros días? Pues porque los reporteros del pesebre, a pesar de presumir de periodismo de investigación y libertad de expresión, nos muestran cada día que en este país aún sigue habiendo bastantes temas tabú, temas intocables que cuentan con el agravante de intentar hacernos tragar que no es así.

Y, si esto ocurre de ordinario en cualquier momento, cuando el flujo de noticias fuertes decae se evidencia de manera sustancial. Apagado el volcán de La Palma, con la gente aburrida de estadísticas pandémicas, ¿de qué hablar para vender?

Porque, según los técnicos de marketing periodístico, el conflicto entre Rusia y Ucrania despierta un interés más que relativo. Todo lo relativo a Oriente Medio, ya cansa; de África ya ni hablemos ¿A quién le interesa Sudán, Somalia o el Sahel, por no hablar de los desventurados saharauis? Ni siquiera América Latina con su tan cacareada como hipócrita consideración de pueblos hermanos consigue atraer la atención de los gacetilleros.

Quizás convendría recordar aquí las palabras de Bertolt Brecht tras el ascenso de Hitler al poder, en su libro: Poemas para los Héroes Futuros: “¿En los tiempos sombríos se cantará también?, también se cantará sobre los tiempos sombríos”.

Y cuanto más sombríos son los tiempos, más necesaria se hace una reflexión seria y profunda sobre lo que está pasando. Esa debería ser la labor de todo periodista que quiera considerarse como tal y no un simple esbirro amanuense al servicio de las empresas que venden información inane y manipulada como quien vende churros.




Autor font: Radioklara.org