Desembre 24, 2021
Per El Lokal
61 vistes

Este mundo cada vez es peor, cada vez más malo. Los poderes no solo no cuidan de la vida sino que la destruyen. Lo  que funciona lo hace gracias al esfuerzo comunitario, al esfuerzo colectivos de personas y organizaciones que se hacen cargo de la situación y reaccionan pagando un coste personal y colectivo. Les mueve el apoyo mutuo, la solidaridad o quien sabe que pero gracias a ellas, a tantas, la vida funciona. Los responsables no tienen ningún pudor en engañar, en destrozar aquello que desde abajo se hace bien para que funcione mal, para que sea negocio, para que mantenga su poder intacto. No dudan en aprovechar cualquier situación para reafirmarse y crecer.

Políticos, empresarios, fondos de inversión, burócratas, fuerzas del desorden, justicia injusta, machos, dirigentes iluminados. Se suman para asustarnos, meternos miedo, reprimirnos, explotarnos, hacernos la vida imposible y gracias a las resistencias, a las desobediencias, a quienes dicen no, no lo consiguen del todo.

Por debajo, gente común y corriente, defiende la vida con pequeños y grandes gestos. Reciben multas, golpes, decepciones pero ahí siguen dándolo todo sin esperar nada más que afecto, cariño y la satisfacción de luchar, de no rendirse, de no claudicar.

Son las que crean redes fiables, dignas que aguantan todos los golpes, que van poco a poco, que no consiguen, aunque a veces si, grandes triunfos. Que aprenden, que ensayan alternativas, que fracasan y se levantan. Colectivos, sindicatos, grupos, familias, comunidades, pueblos, personas que no se someten, que dicen no. Sin ellas, sin las que siempre han existido, no podríamos, nos romperían.

Así que abrazos y ánimos para todos y para todas. Este año nos tocará luchar más que nunca, contra los monstruos que se saben débiles y en riesgo y por eso muerden cada vez más. Sus mentiras son más grandes, más esperpénticas. Se les ve. Vamos a ver como nos va y qué somos capaces de hacer. Ánimos y suerte.




Autor font: Ellokal.org