Agost 5, 2021
Per El Lokal
171 vistes


Son un síntoma, un gran sntoma de como las formas de lucha anarquistas: la acción directa, la propaganda por el hecho, la autoorganización de la gente afectada. La lucha decidida en la defensa del derecho a la vivienda mediante la ocupación de bloques de pisos creando comunidades autogestionadas que funcionan, saben defenderse y construir desde la gente común, la más desfavorecida. Son una alegría para quienes nos reclamamos del anarquismo. Mediante el ejemplo dan ánimos, en la practica son útiles y actualizan y construyen ese anarquismo de barrio.

Pero sabemos que no son los únicos, que hay miles de personas, colectivos, grupos, sindicatos que diariamente luchan y construyen de la misma manera, de diferentes formas pero con la mismas ideas y practicas. Que nos apoyamos, que practicamos el apoyo mutuo y la solidaridad. No son tan visibles como la FAGC, quizás no tan bien organizadas pero están en todos los barrios, en todas las luchas y eso da mucha alegría.

También hay muchas que sin llamarse anarquistas, están por la labor. Lo hacen de forma asamblearia, rehuyen ser dirigidas por partidos políticos, vanguardias y sindicatos dirigistas. Saben como hacer y diariamente practican la «gimnasia revolucionaria», la que enseña lo que funciona y lo que no. La que nos hace aprender, sumar y defendernos a la gente y al planeta.

Esas redes infinitas son nuestra posibilidad, nuestra fuerza. La posibilidad de confrontar a este sistema de muerte. Gracias a la FAGC por ser como son, gracias a la gente que lucha. Sus pequeñas victorias, son nuestras pequeñas victorias, nos dan aire y ánima y cuando nos golpean, nos permiten resistir.

Saludos y ánimos.




Autor font: Ellokal.org