Maig 17, 2021
Per Indymedia Barcelona
293 vistes


EL INDIVIDUAISMO METODOLOGICO
UNO
Puede afirmarse que el capitalismo desde sus estadios iniciales de desarrollo se ve compelido a desarrollar el individualismo y a profundizar en una manera propia de argumentar desde esta perspectiva los fen贸menos sociales. El renacimiento, con Maquiavelo, es una prueba documental.
Los m茅todos cualitativos son, en principio la forma natural de abordar el fen贸meno de la concentraci贸n del poder, a la par que el desconocimiento de factores sociales, pol铆ticos, culturales y ecol贸gicos, en el surgimiento, desarrollo y apoteosis del poder individual. La forma m谩s clara de definirlos, es como el arte de descubrir las causas de la singularidad de fen贸menos 煤nicos, haciendo 茅nfasis en su originalidad. No en vano quien se reclama los mayores 茅xitos en su pretensi贸n cientificista M. Weber, se limita a discurrir sobre el fen贸meno administrativo, sin aludir de manera expl铆cita al car谩cter univoco, unitario y nodal que ejerce sobre el poder individual el surgimiento, desarrollo y establecimiento de la supremac铆a de la unidad de producci贸n capitalista, basada en el conocimiento profesional. De hecho, esta unidad, es a la vez el s铆mbolo y condensaci贸n de otras formas de unicidad: el monopolio profesional y la iniciativa empresarial, la existencia de un excedente improductivo capitalizado a t铆tulo individual etc. etc. etc.
El abordaje cualitativo, sin embargo, solo redescubre una din谩mica antigua de la manera de formular las caracterizaciones estereot铆picas propias de los mitos: la hermen茅utica. Seg煤n esta tradici贸n esot茅rica, el individuo dotado de atributos exclusivos, solo puede ser explicado mediante una traducci贸n a nuestro lenguaje. Es obvio que la mejor manera es que 茅l mismo se explique. Como cualquier solipsismo, termina llenando su soledad con sus propios fantasmas: el ser en s铆, que se cre铆a superado por la ciencia natural.
Sin embargo, existe una clara solidaridad entre los hechos que gozan de alg煤n tipo de 鈥渆xclusividad鈥 y que dan una vaga idea de 鈥渇uncionalidad鈥 (uno a uno) matem谩tica. Los traumas psicol贸gicos son sin embargo una de las explicaciones m谩s recurrentes en el an谩lisis del submundo intelectual (o moral) de los 鈥渆legidos鈥. Podr铆a afirmarse de paso, que los m茅todos introducidos por este autor, inauguran una nueva perspectiva que podr铆a calificarse de metodolog铆a cuantitativa de caso 煤nicos excepcionales. El individuo at铆pico resuelve el problema, por la misma raz贸n que Einstein aconseja alejarse de la forma t铆pica de pensar.
En realidad, se asemeja mucho a la oposici贸n entre unidad y cantidad debida al esoterismo pitag贸rico, destinada a dotar de contenido m铆stico a la unidad.

No siendo 煤nicas, las explicaciones del degeneramiento de las estirpes profesionales o 鈥渄inast铆as鈥, puede anotarse que las castas, que siempre conllevan el lastre de la profesionalizaci贸n, son hoy por hoy, prueba fehaciente del car谩cter nocivo de la localizaci贸n y eventual concentraci贸n del poder, para el propio desarrollo del conocimiento. Pero ya que se trata de seres humanos, cada estirpe de prohombres puede ser visto como un s铆mbolo de este alfabeto cifrado de las cualidades innatas, las cuales pueden ponerse en correspondencia con su respectiva rareza (bajo puntaje de la frecuencia), la cual, a su vez, debe correlacionar con las rarezas del entorno social en que se han desenvuelto. El extremo confirmatorio de esta tesis es el hero铆smo de los 鈥渢rabajos herc煤leos鈥, que terminan pasando a la tradici贸n en forma de elecci贸n de Dios, como por ejemplo, el legado de Mois茅s, padre putativo del pueblo hebreo.

Los grandes reformadores parecen revivir como el ave f茅nix la unidad con la diversidad, en una dial茅ctica que resulta, de nuevo, individual y por tanto paradigm谩tica, m铆tica religiosa. Los grandes profetas igual que los mes铆as, siempre han ca铆do de alguna rama (muy espec铆fica) del 谩rbol de la soberbia de las civilizaciones. Por su parte la idea del pueblo elegido, la comparten varias culturas y etnias sem铆ticas.

DOS
Para la matem谩tica, el punto no es el ser aislado sin dimensiones: es la intersecci贸n de tres planos. Al punto no le es atribuible la unidad. En el m茅todo de la F铆sica, por el contrario, la asignaci贸n de un punto a la unidad juega un papel heur铆stico importante .Este ajuste va encaminado a devolverle al objeto su car谩cter sist茅mico: su interacci贸n con el medio. Y eso, por la v铆a menos directa: hacer abstracci贸n de sus propiedades intr铆nsecas. Un individuo deslocalizado, es un conjunto posible de objetos. En la F铆sica esta posibilidad es medible y ordenada; la distancia al origen. 鈥淓n si鈥 el individuo no existe. Existe solo una misma propiedad que var铆a.
Valdr铆a la pena investigar en qu茅 casos los puntos son realmente 鈥渟ingularidades鈥 (煤nicos), si es que se puede hablar de unicidad en esos 鈥減untos鈥. De ellos, lo 煤nico que se puede decir es que son excepcionales, con respecto al conjunto. Y, estas excepciones est谩n lejos de ser unidades y 煤nicas: sin importar cuan contradictorio pueda sonar, la Matem谩tica se toma muy en serio la pluralidad de 鈥渓os鈥 puntos singulares.
La bondad o nocividad de la especializaci贸n y el profesionalismo, (concentraci贸n del conocimiento en pocos individuos), puede ser visto por analog铆a con la especializaci贸n del sistema inmune: Una vez se limita la aplicaci贸n de un recurso a atacar un n煤mero limitado de problemas, el sistema se ve 鈥渃ondicionado鈥 a limitar la cantidad y diversidad de recursos. 驴C贸mo desaprende un sistema de signos?
Tomada de la biolog铆a, la 鈥渞areza鈥 es el inverso de la frecuencia, la que a su vez suele estar condicionada por la rareza del medio. Se podr铆a decir que 鈥渃orrelacionan鈥. Semejante enfoque, puede ser especial aliciente para quienes prefieren ver en eso un juego y tomar decisiones en consecuencia. Pero nadie jugar铆a todo su potencial a una probabilidad tan esquiva. La estad铆stica solo a帽ade incertidumbre a la precisi贸n. Quiz谩 los m茅todos cualitativos si sean los m谩s apropiados para el estudio de la singularidad, pues tratar铆an de dilucidar esta concordancia. As铆, toda especializaci贸n exigir铆a un cierto tipo de austeridad. 驴Debemos ser mezquinos con la utilizaci贸n del tiempo en todo aquello que parece demasiado preciso, o mejor: en proporci贸n a dicha precisi贸n?

TRES
Por su parte, La colaboraci贸n exige de cierta suma teleol贸gica. Se trata de explotar la misma propiedad (atributo) en individuos distintos, tanto mayor (el atributo) cuanto menor es su precisi贸n. De este tipo son: la democracia, la biodiversidad, la cooperaci贸n etc. De que estos 鈥渆ntes鈥 constituyen unidades y de que su atributo principal es el caos, est谩 lejos de ser evidente, pero parece ser cierto.
La independencia lineal del error (uno por cada dimensi贸n, una dimensi贸n por cada individuo) arrojar铆a un valor creciente con la diversidad de individuos. El caos resulta en una suerte de sistema de retroalimentaci贸n infinita con una heterogeneidad indeterminada. La definici贸n estad铆stica de heterogeneidad se nos antoja inadecuada para definir este tipo de diversidad.: la desviaci贸n est谩ndar, (que da cuenta de esta independencia), repartida por igual entre el valor m谩s representativo; al lado de una que se nos aparece m谩s s贸lida, la unidad ca贸tica. Este 鈥渃ompacto鈥 alude a una definici贸n conjuntista que le correlaciona con el complemento de un conjunto de intersecciones, en las cercan铆as de una singularidad.
CUATRO
El amor, anda en sentido contrario a la democracia. Cuando se trasgreden las normas a favor de una inspiraci贸n inusitada, las decisiones aluden a una concordancia entre individuos. No solo satisfacer nuestras necesidades fisiol贸gicas individuales es tarea que nos compete a nosotros 煤nicamente: al parecer lo es tambi茅n el satisfacer algunas de orden espiritual como la privacidad. 驴Por qu茅 pensar que el amor es ego铆sta porque compete a la satisfacci贸n de una necesidad individual? Se dice que abrazar causas sociales es de 鈥減erdedores鈥. 驴Choca la tarea individual necesariamente con la social a la hora decidir entre tu amor, tu privacidad y la democracia? Al parecer lo es siempre con la ley y las normas de la 鈥渄ecencia鈥 en familia. El clan, est谩 ah铆 para dirigir tus elecciones, tus decisiones de tipo sexual. Y esto ocurre incluso a pesar de ciertas vocaciones ideol贸gicas aparentemente democr谩ticas e incluso ostensiblemente contestatarias. El clan puede estar unido a la democracia. Lo contestatario puede parecer m谩s individualista en frente de los intereses de la 鈥渃asa鈥. 鈥淟a cultura es la vida al rev茅s鈥. 鈥淐amaradas! El amor se puede hacer en la Facultad de Ciencias Pol铆ticas, no solo en el c茅sped鈥. Las consignas de mayo del 68, hablan del poder represivo sexual de la cultura. Para los nuevos contestatarios, incluso la cultura izquierdista es represiva. En el amor, el caos es individual. La individualidad, la personalidad, es abrazar el caos.
Se dice que la viuda de Mao sostuvo alguna vez: El sexo es cautivante en la etapa inicial, pero lo que sostiene el inter茅s, a la larga, es el poder.驴 Quiere decir que lo que tiene de cautivante el sexo es lo mismo que hace de una causa social, algo sujeto al inter茅s individual ? El absolutismo individual puede ser la contracara del caos social. Esa 鈥減esca en rio revuelto鈥 de que son causantes los tradicionales caudillos. La sangre, presidiendo el acto sexual y la conquista del poder, el parto de una nueva sociedad.
CINCO
La unidad cuantitativa- cualitativa puede plantearse en t茅rminos an谩logos al descifrado de textos criptol贸gicos. La rareza correlaciona con la rareza como la presencia de una a letra como x en espa帽ol, podr铆a corresponder a la frecuencia del valor 鈥渃ifrado鈥 ejemplo: f (7) = 1 /1000 , f (x) = 1 /1000 luego: la cifra 7 representa a la letra x ( equis) .Esta correspondencia entre frecuencias ( con un puntaje bajo), ata帽e en especial al individuo y su entorno respectivamente. A un entorno raro le corresponde un individuo raro y viceversa. Pero a diferencia con el an谩lisis criptol贸gico, dicha correlaci贸n aparece como una forma de condicionamiento. Si para ser a煤n m谩s pintorescos nos fijamos en una letra a煤n m谩s escasa, digamos por ejemplo 鈥渨鈥 el hecho mismo de no encontrar ninguna cifra que lo represente en el lenguaje cifrado de un texto determinado, no significa la inexistencia en general de la letra. De otra parte f (w) = 0, no significa f (蔷) =0 ni menos a煤n w= 蔷. En conclusi贸n: juzgar la rareza por la falta de representaci贸n es absolutamente improcedente. Y la lejan铆a entre lenguaje y existencia de la propiedad en casos tan extremos se hace patente.




Autor font: Barcelona.indymedia.org