Juny 24, 2022
Per Indymedia Barcelona
238 vistes

S茅 muy bien que lo que me atrajo del nazismo fue, primero, la persistente insistencia cultural en meterme en la cabeza que era algo prohibido, algo de lo que hac铆a mejor no sabiendo absolutamente nada. Desobedec铆.

Posteriormente, a cuestas siempre con las ideas suicidas, la soledad, el no percibir m谩s que golpes de las dem谩s personas pese a dejarme la salud intentando encajar, anulando mi personalidad para adaptarme a ellas, siempre, siempre, siempre siendo para las dem谩s, resulta que me cans茅.

Entonces llevaba m谩s de 10 a帽os siendo un vegano muy estricto, y tuve incluso alguna condena por activismo animalista.

Pero 隆ay!, ya no pod铆a m谩s. Sab铆a que habr铆a bastado con tener a 1 persona a mi lado con quien hablar, pero por aquel entonces lo corriente era que me pasara semanas e incluso meses sin hacerlo con nadie.

De la escuela me expulsaron con 12 a帽os, despu茅s, mis amigos empezaron a hacerme el vac铆o, y mi familia, una vez roto del todo con 15 a帽os, hicieron lo mismo.

Nunca le d铆 mucha importancia, pero, entre abandono y abandono, tambi茅n me pesaba el hecho de ser adoptado. Parec铆a como si mi destino fuese el abandono.

Ped铆 ayuda a la psiquiatr铆a y me hicieron adicto al Lorazepam. Mi primer psiquiatra (o camello) me dijo como despedida 鈥渧ete a la mierda鈥.

Ped铆 ayuda contra la adicci贸n y me encerraron en el psiqui谩trico. Ah铆 dentro llegaron a inventarse que me hab铆an encontrado un mont贸n de THC en sangre y me coaccionaban con ello para no dejarme salir. Cuando yo llevaba m谩s de a帽o y medio sin consumir. Cuando era yo quien hab铆a decidido por propia voluntad ingresar en un centro de desintoxicaci贸n. Los y las residentes de psiquiatr铆a si re铆an de m铆 en mi propia cara. Dejaban que me mease encima.

Despu茅s de salir de ah铆, medicado con antidepresivos y antipsic贸ticos, m谩s el diagn贸stico de esquizofrenia paranoide, dej茅 a mi pareja y toda esa mierda de medicaci贸n. Volverme otra vez un adicto, no sentir absolutamente nada, ser b谩sicamente un vegetal, no me interesaba.

El caso es que, como antes de desintoxicarme, segu铆 solo, todav铆a contra mi voluntad. No sal铆a de casa para nada y los ruidos, a los que siempre he sido muy sensible, estaban conmigo 24/7 y me destrozaban la mente.

Nadie quer铆a saber nada de m铆 cuando yo llevaba toda la vida sacrific谩ndome por los dem谩s.

La idea de acabar de una vez con todo empieza a ilusionarme. El suicidio es un pensamiento que me hace feliz. El 煤nico.

Con 32 a帽os me diagnostican c谩ncer. Y no encuentro comprensi贸n ni cari帽o en nadie, ni en los m茅dicos ni, tampoco, y como era de esperar, en la familia o 鈥渁migos鈥.

Aqu铆, poco antes del diagn贸stico, cambio el chip. Le pregunto a mi inconsciente: 驴qu茅 quieres que haga para no matarnos? Su respuesta: deja el veganismo.

Una vez dado el paso, abandonado el veganismo despu茅s de haber sido una parte fundamental de m铆 durante tanto tiempo, no me cost贸 caminar por otros senderos, los cuales a帽os antes habr铆a jurado que no seguir铆a nunca, y me adentr茅 por el mundo de lo prohibido. En mi caso, habiendo sido hasta entonces una persona extremadamente 茅tica, me forc茅, con alegr铆a, a explorar el lado opuesto.

La sociedad me negaba. La sociedad me estaba matando. Y el nazismo me ofrec铆a la oportunidad de ir contra ella. Mi coraz贸n saltaba contento al saberse ahora un verdadero monstruo para la sociedad. Todo el odio arrojado contra m铆 ahora cobraba un sentido. Ahora pod铆a controlarlo, y alegrarme por ello.

La tortura es lo que me llev贸 al nazismo.

Y lo dej茅.

Y la tortura sigue ah铆.




Autor font: Barcelona.indymedia.org