Maig 16, 2021
Per CNT Taxi
167 vistes


Poco a poco Barcelona se ha convertido en una Smart city, para algunos una ciudad inteligente y moderna con las nuevas tecnologías, para otros una ciudad uberizada controlada por las grandes lobbies y multinacionales. Miles de Barceloneses trabajan y consumen directa o indirectamente para grandes multinacionales como Amazon, Deliberoo, Globo, Cabify, Airbnb, Freenow, Uber… Estas multinacionales han cambiado la realidad social, laboral y económica de Barcelona, devorando Barcelona como auténticos depredadores, imponiendo una competencia desleal (dumping), una precariedad laboral, y un control social a través de los datos de millones de móviles (Big Data).

Algunos sindicatos, asociaciones, colectivos y trabajadores han reaccionado haciendo las primeras movilizaciones y poniendo las primeras denuncias a estos depredadores digitales, inspección de trabajo ha emitido las primeras sanciones, ha sido aprobada recientemente la nueva ley riders dirigida principalmente contra Globo y Deliveroo… Pero la guerra contra los depredadores digitales no ha hecho más que comenzar, ya que estos lobbys buscaran todas las artimañas legales e ilegales posibles para saltarse todas las normas (laborales, éticas, sociales) y sobre todo se aprovecharan de la necesidad de la gente que necesita trabajo, para imponer unas condiciones precarias como ha pasado siempre y está pasando. 

Estas multinacionales se ocultan bajo el término “economía colaborativa”, que son formas muy alejadas y contrarias a los valores de compartir, de colaborar o de solidaridad, el intercambio es únicamente de interés económico y los métodos empleados, están casi siempre en los límites legales y  morales. La economía colaborativa se transforma, en una verdadera economía de la depredación, donde se aprovechan de los vacíos legales y normativos, para atacar modelos sociales, económicos y laborales. Estas multinacionales abanderan claramente el neoliberalismo más despiadado.

Para defendernos de estos tiburones digitales, debemos tomar conciencia organizándonos individualmente y colectivamente en sindicatos, asociaciones, colectivos… para presionar y defender nuestros derechos, tanto en los puestos de trabajo, como en los barrios .Una alternativa a esta economía de la depravación esta en los movimientos cooperativos, asociativos que son una alternativa de modelo a la ciudadanía, y a quienes desean eludir a estas multinacionales poco escrupulosas en material social y fiscal.

AMAZON: El gigante del comercio electrónico a colonizado Barcelona con su modelo de venta online, con tres centros ubicados (en el polígono industrial Motsolís), Mollet del Vallès y Montcada y Reixach. La compañía estadounidense se ha beneficiado claramente de la pandemia, con el estado de alarma y los confinamientos obteniendo grandes beneficios de ventas, en prejuicio del comercio local y pequeños trabajadores (autónomos, cooperativas…). Detrás de Amazon y de sus multimillonarias ventas se esconde la realidad de miles de repartidores y trabajadores en situación precaria.

CNT Barcelona mantuvo un conflicto con Amazon, con un compañero afiliado a CNT que trabajaba en el centro logístico de El Prat de Llobregat que tenía Amazon en Barcelona, ubicado en el polígono Mas Blau. El compañero sufrió todo tipo de abusos y atropellos a sus derechos, como ritmos de trabajo bastante altos sin descansos, presiones y exigencias por cumplir objetivos y la vulneración de sus derechos laborales. El compañero empezó a hacer actividad sindical, y fue sancionado por la dirección de la empresa, que no tolera ningún tipo de sindicalismo no controlado por ellos. Desde CNT Barcelona se hacen varias concentraciones de solidaridad con el compañero afiliado, y se presentan varias denuncias contra la empresa. El compañero es despedido con el apoyo y complicidad de CCOO Amazon.

Amazon utiliza miles de subcontratas, empresas de transportes y falsos autónomos con sus propios vehículos. Los falsos autónomos utilizan sus propio vehículo, y la aplicación Amazon flex para llevar los paquetes de Amazon, si Amazon recibe alguna queja de sus clientes hacia los repartidores, Amazon elimina a los repartidores denunciados eliminándolos de la aplicación de forma inmediata e arbitraria. En el caso de los repartidores de las subcontratas y empresas de transportes que trabajan para Amazon, también son despedidos de forma fulminante si Amazon recibe quejas de los clientes. Recientemente hablamos en CNT con un repartidor que trabajaba para una empresa de transporte que trabajaba para Amazon. El trabajador fue despedido de la empresa de transporte por orden de Amazon, acusado de robar paquetes, acusaciones falsas sin ninguna prueba.  

Inspección de Trabajo, ha sancionado recientemente con una multa de casi 1,2 millones de euros a Amazon y cuatro empresas que trabajan con la plataforma por “cesión ilegal de trabajadores”. Concretamente la inspección ha impuesto una multa de 817.000 euros al gigante del comercio online, y 360.000 a las subcontratatas de reparto Ahora Vengo, Instapack, Nopar y One Motion, al considerar que Amazon no hace repartos con personal propio y que 350 trabajadores de las otras empresas trabajan a sus órdenes. Los trabajadores afectados se encuentran, en una situación de precariedad laboral, con unos salarios muy inferiores a los que deberían recibir, con jornadas laborales abusivas, con contratos temporales y sin representación sindical.

CABIFY: La plataforma de movilidad que hace competencia desleal al taxi, empezó a operar hace unos años en Barcelona. Esta app utiliza vehículos VTC (vehículos de alquiler con conductor) de empresas o autónomos. Desde el principio Cabify  y las empresas VTC se saltaron todas las reglas laborales y normativas, especialmente con los conductores, utilizando empresas de trabajo temporal como Job and talent o subcontratas para contratar a los conductores que llevan los coches VTC. Los conductores son obligados a cumplir una serie de objetivos en largas jornadas de 12 horas, un modelo de explotación casi igual que los que sufren los conductores asalariados del taxi, hay que resaltar que el convenio colectivo de empresas de taxis de Barcelona es el mismo convenio para los conductores VTC.

Muchos de los conductores de Cabify son personas en una situación económica difícil, con una necesidad de trabajo, o personas de más de 50 años que no encuentran fácilmente trabajo. Trabajadores vulnerables atrapados, que Cabify y las empresas VTC explotaran esta debilidad para explotarlos sistemáticamente.  

A CNT Barcelona llegaron varios conductores de Cabify-VTC explicándonos los abusos sufridos por las empresas VTC, rápidamente presentamos varias denuncias en inspección de trabajo por jornadas abusivas y cesión ilegal de trabajadores contra la ETT Job and Talent y las empresas VTC Yirmi uc fiesta Omnibus sl,  Radio Taxi Barcelona sl, y Fumaces sl. Desde la sección del taxi de la CNT decidimos presentar una demanda contra Cabify por competencia desleal contra el taxi, en el juzgado mercantil de Madrid. Los acontecimientos de la ocupación de la gran vía y huelga de taxistas del 26 de julio de 2018, que duró 6 días precipito el compromiso de una nueva regulación para las VTC por parte del gobierno. Ante esa nueva regulación de las VTC decidimos retirar la demanda por competencia desleal contra Cabify para no poner en peligro lo conseguido en la huelga.

Recientemente Inspección de Trabajo de Catalunya ha levantado acta de infracción por valor total de 735.000 euros contra Cabify y tres de sus socios por cesión ilegal de trabajadores. Han considerado acreditado que el sistema de organización empresarial mediante el cual Cabify pone la aplicación, las sociedades Lopez Rubio y Proinvertia ponen los vehículos y la ETT JT Hiring aporta los conductores no es ajustada a la ley y vulnera los derechos de 120 trabajadores.

DELIBEROO GLOBO UBER EATS: Deliberoo una empresa británica especializada en reparto de comida a domicilio en bicicleta, se implanta rápidamente en Barcelona, al igual que Globo o Uber Eats otras plataformas de reparto de comida. Estos repartos están garantizados por repartidores que son falsos autónomos lo que constituye la clave del modelo económico de la empresa. Esta situación de trabajadores autónomos en bicicleta abriría la puerta a una precariedad sin precedentes, una mano de obra no asalariada, poco cara, explotable a voluntad, flexible, disponible y poco organizada. Los trabajadores de la “economía de la servidumbre” son jóvenes a menudo sin demasiada experiencia laboral, precarizados, aislados y sin contacto viable con los empresarios y encargados. Algunos de estos riders, como hicieron en su momento los mensajeros de los 80, se auto organizan y empiecen a combatir la explotación de los nuevos empresarios digitales, exigiendo mejoras laborales. Riders X Derechos nace como colectivo a nivel estatal que lucha por los derechos laborales y las condiciones de vida dignas de los trabajadores de reparto a domicilio.

Recordamos al joven, de 22 años de origen nepalí que trabajaba a 4 euros la entrega para Globo, falleció atropellado por un camión de la limpieza  en el cruce entre la calle Balmes y la Gran Vía de Les Corts Catalanas. El trabajador en bicicleta, moto o patinete asume todos los riesgos, mientras que la plataforma de la esclavitud solo tiene que apretar un botón para deshacerse de un trabajador.

Las primeras denuncias son de varios colectivos, de los propios riders o de sindicatos como CNT córdoba donde inspección de trabajo inicia expediente sancionador contra Glovo y procede al alta de oficio de 217 repartidores. De la misma forma, se inicia expediente administrativo sancionador contra la empresa por la contratación de trabajadores extranjeros sin permiso de trabajo. Recientemente se ha aprobado la “Ley Riders” para terminar así con el engaño de los falsos autónomos, utilizado por estas plataformas de la depredación. El tribunal supremo dice que no solo los “riders” son trabajadores por cuenta ajena, sino que son trabajadores por cuenta ajena todos aquellos que se controlen por la empresa.

Estamos convencidos que estas plataformas intentaran saltarse la ley riders, de todas las maneras posibles, y seguirán ofreciendo trabajos precarios a los riders. La guerra contra las Multinacionales no ha hecho más que empezar.  

SALUT Y BUEN VIAJE




Autor font: Taxi.cnt.cat