Juliol 31, 2021
Per B Llibertari
201 vistes


Ese libro “Atado y bien atado, con el subtítulo «Asociación de Presos Políticos del Franquismo en Francia» donde denuncio: que las victimas republicanas han sido totalmente desatendidas y maltratadas por los sucesivos gobiernos de extrema derecha y de izquierda que han gobernado en España a lo largo de la transición.

En el año 1989, por iniciativa de unos pocos compañeros afines iniciamos gestiones para crear una asociación integrada por todos aquellos que sufrieron la represión franquista. Consideramos que el Movimiento Libertario había pagado el mayor tributo, tanto en su participación en la guerra civil que en la lucha clandestina y que por ciertas circunstancias brillaba por su ausencia en la necesidad de defender a las víctimas de la guerra civil y posguerra, en particular los que sufrieron condenas de muerte y muchos años de cárcel.

Así, pues, unos pocos expresos iniciamos los trámites para crear la que llamaríamos “Asociación de Presos Políticos del Franquismo en Francia”,

cuando todas las demás corrientes políticas y sociales habían constituido hacía tiempo sus respectivas asociaciones para defender los derechos particulares de sus adherentes.

Como Asociación empezamos denunciando los múltiples decretos-Ley aprobados desde el establecimiento del régimen democrático, todos sin excepción estaban repletos de arbitrariedades, decretos proyectados por los ex franquistas que seguían activos en el poder, sustentando un odio feroz

contra a los que perdieron la guerra civil.

La democracia tuvo un mal comienzo con aceptar de jefe de Estado, el príncipe Juan Carlos de Borbón, que fue designado en Cortes por Franco, permitiendo después de su-muerte que el régimen monárquico se estableciera en España, noviembre de 1975.

El rey Juan Carlos I ha resultado ser un personaje ambicioso y poco democrático, por no poner su cargo de Jefe de Estado a un referéndum, es lo mínimo que debía de haber hecho, de ser sólo un poco democrático, que no es.

Detrás de esta falaz falsa, los ex-franquistas siempre insatisfechos idearon una amnistía indulto, para protegerse de los crímenes y actos de bandolerismo cometidos durante la guerra y la dictadura. Con la amnistía quedaban limpios de toda responsabilidad, y lo más ignominioso es que con la democracia siguieron conservando puestos políticos importantes. Socialistas y otros partidos que se designaban de izquierdas, fueron sus eternos encubridores. Me pregunto ¿quién es más culpable, el verdugo o el encubridor?

Hasta el juez Garzón argumenta, en una entrevista con la prensa que tuvo en París. La amnistía fue una solución en aquellas circunstancias de transición de la dictadura a la democracia. Actualmente, admite que la democracia está bien asentada en España y no necesita mantener una amnistía carente de legitimidad en un Estado de Derecho como es España.

Garzón reconoce que la transición fue una farsa, por tanto él también colaboró y sostuvo esta farsa, como la mayoría de los políticos y sindicatos, menos la CNT, que no aceptó ni reconoció aquel arreglo sórdido.

Este rechazo de la CNT le acarreó la cólera del Estado, que se vengó utilizando mezquinos procederes policiales. La represalia contra la CNT la proyectó Rodolfo Martín Villa, Ministro del Interior y Manuel Jiménez de Parga, Ministro de Relaciones Sindicales, utilizando con la ayuda de la policía delincuentes para realizar un atentado en la sala de fiestas “La Scala de Barcelona”, provocando un incendio donde hubo 4 muertos y varias detenciones, todos ellos miembros de la CNT, acusados del atentado que no habían hecho.

En aquellas fechas, los tentáculos policiales también me alcanzaron a mí, personalmente, en Francia, con la visita del rey Juan Carlos I a París, 1977. Donde fui detenido con otros diez, la mayoría exiliados políticos, y embarcado a Belle Ile-en Mer. Bretaña, donde pernocté secuestrado el tiempo que el monarca estuvo en París.

Cuando las cosas tienen un mal comienzo no pueden ir ni terminar bien, así, pues, desde entonces seguimos arrastrando toda esta basura que nos legó Franco, ya que los políticos de izquierda no se atrevieron desde el principio enfrentarse con los fachas, prefirieron postrarse de manera despreciable a su servicio.

Los ex guerrilleros fueron los únicos que se enfrentaron a la dictadura, trazando el único camino a seguir. Fue la única fuerza armada digna de pos guerra que tuvo España, defendió la legalidad y los valores democráticos, que valga su ejemplo.

En este libro denuncio a todos los partidos políticos y sindicatos por haber aceptado una Constitución establecida por los franquistas y aceptada por una oposición corrupta y mal honesta.

Franco dejó todo atado y bien atado, han pasado 45 años y las victimas siguen sin ser reconocidas oficialmente por el Estado español. Tanto no haya un resarcimiento judicial a presos, anulación de sumarios y un proceso judicial al franquismo, no se cerrará las heridas.  

Buena lectura, cordialmente, J.B                                                                                               




Autor font: Bllibertari.org