Octubre 27, 2021
Per Indymedia Barcelona
113 vistes
Not铆cies :: pobles i cultures vs poder i estats A proposito del manifiesto de los dieciseis, y los claros y oscuros de los santos anarquistas per apatridas
27 oct 2021

El manifiesto se debe a una iniciativa de Piotr Kropotkin y Jean Grave, quienes obtuvieron la firma de otras 13 personalidades (un error de interpretaci贸n en la firma de Antoine Orfila habr铆a llevado a pensar que eran 14). Los penicitionarios: Christiaan Cornelissen,
Henri Fuss ,
Jean Grave ,
Jacques Gu茅rin ,
Pierre Alexei茅vitch Kropotkin ,
Charles-Ange Laisant ,
Fran莽ois Le Lev茅 , de Lorient ,
Charles Malato,
Jules Moineau , de Lieja ,
Antoine Orfila , de Hussein Dey ( Argelia ),
Hussein Dey (firma mal interpretada) [ 11 ]
Marc Pierrot ,
Paul Reclus ,
Ph. Richard [ 12 ] , en Argelia,
Ishikawa Sanshir么 [ 13 ] ( 鐭冲窛 涓夊洓閮 , Jap贸n),
Varlam Tcherkezichvili [ 14 ] .
Signatarios adicionales.
Federico Urales (Espa帽a)
Jean Wintsch (Suiza).
kropotkin-coautor-del-manifiesto.jpg
muerte al estado.jpg
jean_gravejean-grave-coautor-del-manifiesto.png
鈥淓n nuestra conciencia profunda, la agresi贸n alemana fue una amenaza 鈥減uesta en pr谩ctica鈥 no s贸lo contra nuestras esperanzas de emancipaci贸n, sino contra toda la evoluci贸n humana. Por eso los anarquistas, los antimilitaristas, los enemigos de la guerra, los apasionados partidarios de la paz y de la hermandad de los pueblos, nos pusimos del lado de la resistencia y no cre铆amos que ten铆amos que separarnos. nuestro destino del del resto de la poblaci贸n. No creemos necesario insistir en que hubi茅ramos preferido que esta poblaci贸n se hiciera cargo, en sus propias manos, de su defensa. Habiendo sido esto imposible, s贸lo hab铆a que pasar por lo que no se pod铆a cambiar. Y, con aquellos que luchan, sentimos que, a menos que la poblaci贸n alemana, Volviendo a nociones m谩s sanas de justicia y derecho, renunciando finalmente a servir m谩s como instrumento para proyectos de dominaci贸n pol铆tica pangermana, no puede haber paz. Sin duda, a pesar de la guerra, a pesar de los asesinatos, no olvidamos que somos internacionalistas, que queremos la uni贸n de los pueblos, la desaparici贸n de las fronteras. Y es porque queremos la reconciliaci贸n de los pueblos, incluido el pueblo alem谩n, que creemos que debemos resistir a un agresor que representa la aniquilaci贸n de todas nuestras esperanzas de liberaci贸n. 鈥渜ue queremos la uni贸n de los pueblos, la desaparici贸n de las fronteras. Y es porque queremos la reconciliaci贸n de los pueblos, incluido el pueblo alem谩n, que creemos que debemos resistir a un agresor que representa la aniquilaci贸n de todas nuestras esperanzas de liberaci贸n. 鈥渜ue queremos la uni贸n de los pueblos, la desaparici贸n de las fronteras. Y es porque queremos la reconciliaci贸n de los pueblos, incluido el pueblo alem谩n, que creemos que debemos resistir a un agresor que representa la aniquilaci贸n de todas nuestras esperanzas de liberaci贸n鈥.
La posici贸n del Manifiesto fue en marcado contraste con la de la mayor铆a de los anarquistas de la 茅poca, muchos de los cuales denunciaron a sus signatarios y sus simpatizantes, y los acusaron de traicionar los principios anarquistas. Sobre el final de la guerra, Kropotkin se fue quedando cada vez m谩s aislado, ya que muchos antiguos amigos cortaron sus v铆nculos con 茅l. El movimiento anarquista ruso se dividi贸 en dos. con una parte apoyando a la posici贸n de Kropotkin .鈥 Los anarquistas de Mosc煤 se dividieron en dos grupos, la facci贸n mayoritaria apoyando a Kropotkin y a los “defensistas”; la fracci贸n menor de tendencia antib茅lica, respondi贸 abandonando el anarcocomunismo de Kropotkin y abrazando el anarcosindicalismo En otras partes de Europa, incluso en los movimientos anarquistas espa帽oles y suizos, la impugnaci贸n del Manifiesto fue abrumadora, y sus partidarios fueron airadamente denunciados y marginados.
Como resultado de este firme apoyo a la guerra de Kropotkin, muchas de sus viejas amistades cortaron relaciones con 茅l, mientras que su popularidad declin贸. En consecuencia, Kropotin fue quedando cada vez m谩s aislado durantes sus 煤ltimos a帽os en Londres, antes de retornar a Rusia luego de la revoluci贸n.
En Piotr Kropotkin: Sus ideas federalistas(1922), una visi贸n general de los escritos de Kropotkin escrita por Camillo Berneri, el autor expuso una cr铆tica a su actitud militarista. Berneri escribi贸, “con su actitud pro-guerra Kropotkin se separ贸 del anarquismo”, y afirm贸 que el Manifiesto de los diecis茅is “marca la culminaci贸n de la incoherencia entre los anarquistas a favor de la guerra; [Kropotkin] tambi茅n apoy贸 a Kerensky en Rusia sobre la cuesti贸n de la prosecuci贸n de la guerra”.
Los anarcosindicalistas espa帽oles, que se opusieron a la guerra aduciendo que ninguna de las facciones estaba del lado de los trabajadores, repudi贸 airadamente a sus antiguos 铆dolos (incluidos Kropotkin, Malato y Grave) tras descubrir que hab铆an escrito el manifiesto. Un peque帽o n煤mero de anarquistas en Galicia y Asturias no estuvo de acuerdo y fueron acaloradamente denunciado por la mayor铆a de los anarcosindicalistas de Catalu帽a (quienes prevalec铆an en el sindicato anarquista Confederaci贸n Nacional del Trabajo).
En Febrero de 1915, treinta y seis anarquistas, incluidos Alexandre Berkman, Luigi Bertoni, Henri Combes, Emma Goldman, Hippolyte Havel, Errico Malatesta, Ferdinand Domela Nieuwenhuis, publican en Londres, Inglaterra, (Reino Unido) una declaraci贸n titulada 鈥淟a Internacional Anarquista y la Guerra鈥: 鈥淟a verdad es que la causa de las guerras, de lo que actualmente ensangrenta las llanuras de Europa, como de todas las que la tienen. precedida, reside 煤nicamente en la existencia del Estado, que es la forma pol铆tica del privilegio.
El estado naci贸 de la fuerza militar; se ha desarrollado mediante el uso de la fuerza militar; y es de nuevo en la fuerza militar que l贸gicamente debe confiar para mantener su omnipotencia. Cualquiera que sea la forma que adopte, el estado no es m谩s que una opresi贸n organizada en beneficio de una minor铆a privilegiada. [鈥 Hay que aprovechar todos los movimientos de revuelta, de todo el descontento, para fomentar la insurrecci贸n, para organizar la revoluci贸n,del cual esperamos el fin de todas las inequidades sociales. Sin des谩nimo, incluso ante una calamidad como la guerra actual.
Es en tiempos tan turbulentos cuando miles de hombres dan heroicamente su vida por una idea, que debemos mostrar a estos hombres la generosidad, grandeza y belleza del ideal anarquista; justicia social lograda por la libre organizaci贸n de productores; la guerra y el militarismo suprimidos para siempre; toda la libertad conquistada por la destrucci贸n total del Estado y sus cuerpos coercitivos.鈥淟a grandeza y la belleza del ideal anarquista; justicia social lograda por la libre organizaci贸n de productores; la guerra y el militarismo suprimidos para siempre; toda la libertad conquistada por la destrucci贸n total del Estado y sus cuerpos coercitivos鈥.
This work is in the public domain


Autor font: Barcelona.indymedia.org